Gracias por la visita. No olvides dejar un comentario tu opinión es muy importante!! Y si te gusta, ¡¡hazte segui!!

Relato + Adelanto! ;)


Este relato es sobre una parte importante de la vida de uno de los personajes de la historia que me ha parecido buena idea ponerlo. Antes que nada, unos datos importantes:
Kesta: 15años
Candy: 13 años
S: 1 año.
-------------------------------------------------------------------------------------
La lluvia repiqueteaba en los ventanales de aquella habitación. Kesha, sentada en una silla de madera, esperaba la llegada de sus padres, los cuales habían ido de compras.
Miró de nuevo el reloj, colgado en la pared y supiró. Ya eran cerca de las nueve y media y habían salido a las seis. Además, le habían dicho que no tardarían demasiado...
El llanto de su hermana pequeña le sacó de sus pensamientos. Bufó y corrió hacia la habitación de su hermanita.
-¿Qué te pasa peque? ¿Tienes hambre?
Cogió con sumo cuidado al bebé y lo posó en sus brazos. Los grandes ojos negros de aquella inocente criaturita, la miraban con curiosidad. No era a ella a la que esperaba ver, si no a Kate o a Richard.
La joven se dirigió hacia el cuarto de Candy.
-Hermana, ayúdame a preparar la comida. Papá y mamá parece que tardarán en llegar.
La rubia leía un libro de Kika Superbruja, pero entendió perfectamente lo que su hermana le estaba diciendo.
Dejando el libro en la repisa, se dirgió a las escaleras y siguió a su hermana alegremente, al llegar a la cocina sacó un cartón de leche semi vacío y lo sirvió en el biberón.
La pelirroja se puso una coleta, dejando su flequillo en forma de cortinilla hacia delante y dejó a Susi en su comedero especial. Le tendió su osito de peluche y, mientras la pequeña jugaba, la joven se acercó a preparar algo delicioso para la cena.
-¿Habrá pizza?-Preguntó Candy, mientras se mordía las uñas, ahora pintadas de diferentes colores.
-Ayer cenamos pizza.-Contestó la mayor, ladeando la cabeza.
-Tienes razón.-Rió la rubia, cuando un pitido desagradable sonó interrumpiéndola.
Candy abrió el microondas y sacó la leche, ahora caliente. Sirvió un poco de leche fría, para que su hermanita no se quemara, y se acercó al bebé.
Lo cogió en sus brazos y lo arropó en su pecho. Con sumo cuidado le fue dando el biberón poco a poco.
Kesha sacó unas judías verdes y las puso a cocer, además añadió un par de huevos fritos a su complemento. Sacó un paquete de Ruffles de Jamón y las colocó en el centro de la mesa. Terminó de ponerla y de cocinar lo que estaba preparando.
-¡A comer!-Exclamó, al igual que lo hacía su madre.
La rubia meció a su hermanita y la dejó en su trono celeste. Se sentó frente a su hermana y pinchó una judía con su tenedor.
-Están muy buenas, pero me gustan más las que hace papá.
-Y a mí. Richard las hace riquísimas.
Ambas se miraron y no pudieron evitar sonreír.
-Bueno, ¿cómo te va en las clases?-Preguntó la mayor.
-Normal. Es que segundo es muy dificil. Además, mi profesor de Naturales es un idiota.
-¿El señor Stike?-Preguntó la pelirroja, alzando una ceja.
-El señor Stike.-Contestó apuntándola con el tenedor.
-Es normal. Es demasiado exigente, pero pronto te acostumbrarás a él, ya verás.
-Lo dices tú, que eres muy lista.
Kesha soltó una risita, mientras bebía un poco de agua.
-Estudio, que es otra cosa.-Respondió.-Anda, recojamos ésto.
Ambas llevaron los platos y vasos al lavavajillas y recogieron lo que quedaba en la mesa.
Kesha tomó a Susi en sus brazos y miró a Candy.
-Puedes ponerte el pijama y dormirte. Yo los esperaré.
La rubia miró el reloj, que descansaba en la cocina.
-Me voy a cambiar, pero esperaré contigo.-Sonrió.
La pelirroja le devolvió la sonrisa. Llevó a su hermana pequeña a la habitación y la cambió de ropa, poniéndole un pijamita celeste muy clarito, con carruseles en color blanco. La envolvió en una calentita manta blanca y la dejó en la cuna. Acarició su mejilla con dulzura.
-Buenas noches.-Le dio un besito en la frente y apagó la luz de la habitación, para poder encender la lamparita de la mesilla.
Salió del cuarto, encajando la puerta.
Se fue a su cuarto y abrió su cajón. El primer pijama que encontró no era suyo, sino de su madre. Sonrió y se lo puso, era muy calentito. Celeste, con florecitas. Algo antiguo, pero muy apreciado.
Caminó hacia el cuarto de su hermana Candy, ya atabiada con el pijama y la vio. Estaba sentada en la cama, con las piernas cruzadas, mientras seguía leyendo el libro de Kika. Se había puesto un pijama amarillo, con un arco iris en el centro, y los pantalones del mismo color, pero liso. Además, tenía puesto un abrigo de rayas de colores con una capucha de pelitos rosas.
La pelirroja se sentó a su lado. Se cruzó de piernas y suspiró.
-¿Qué pasará?-Preguntó, más bien a sí misma, que a su hermana.
-No lo sé.-Candy cerró el libro y, sin moverse, lo dejó en la mesita. Miró a su hermana y se mordió el labio inferior.-¿Qué crees que le pasarán?
-¿Te refieres a papá y a mamá?-Preguntó la pelirroja, aún sabiendo perfectamente de quién le preguntaba.
Candy ladeó la cabeza y alzó ambas cejas a la vez.
Kesha bufó, mientras bajaba la vista, y se encogió de hombros.
-No lo sé.-Se mordió la lengua para no decir lo que estaba pensando y no herir los sentimientos de su hermana: “Aunque creo que no sea algo bueno”.
Pero Candy hizo una mueca de tristeza, averiguando lo que su hermana pensaba. Cogió su móvil, el cual estaba en el bolsillo de su chaquetón y miró si tenía algo. Tal y como se imaginaba, una llamada perdida y un mensaje se anunciaba en su móvil. La llamada era de su amiga Caroline. Decidió llamarla más tarde y abrió el mensaje. Inmediatamente una tonta sonrisa se dispuso en su rostro.
Kesha alzó la vista y la miró intrigada. Echó un rápido vistazo a la pantalla que su hermana estaba mirando.
-¿Qué pasa?-Preguntó.
-Oh. Nada.-Candy cerró rápidamente el móvil sin leer el mensaje, mientras sus pómulos se enrojecían a la velocidad de la luz.
-Con que Tommy, ¿eh?-La mayor soltó una risita.-Es mono.
La rubia miró a otro lado.
-Es un buen amigo.
-¿Y te gusta?-Volvió a preguntar la mayor.
-Un poco.-Admitió con una media sonrisa.-Pero él es demasiado guapo.-Abrazó sus rodillas con fuerza, pero no soltó su móvil, el cual estaba en su mano derecha.
-A mí no me lo parece tanto. Es... normal.-Kesha se encogió de hombros.
-Porque a ti te gusta Bryan.
La pelirroja sonrió.
-Él es mi mejor amigo. No me gusta.
Candy sonrió y abrió el móvil.
-Haber que me ha mandado.
La mayor se puso a su lado y leyó el mensaje en voz baja.
-“Me parece genial la idea del cine. Hablamos mañana en clase, rubita.”
La menor sonrió al leerlo. Bajó de la cama de un salto y abrazó el móvil con efusión.
-Genial hermanita.-Apremió la pelirroja, bajando de la cama y poniendo su mano en el hombro de Candy.
La rubia llamó a su amiga Caroline para contarle lo sucedido, mientras Kesha se fue a su cuarto.
Se sentó en la silla de su escritorio y miró su móvil. Como suponía no tenía nada. Resopló. Incluso su hermana pequeña tenía más notificaciones que ella.
Encendió el portátil y se metió en Google Chrome. Tecleó rápidamente: MSN.
Escribió su cuenta y esperó pacientemente.
Apenas tenía veinte contactos, aunque solo hablaba a dos. Su amigo Bryan no estaba conectado. Siguió bajando por todos los contactos y...¡Sí! Sonrió al ver el nombre de “Yuriko” junto a un botoncito verde que indicaba que estaba conectada. Abrió una ventana y escribió con rapidez:
-Hola.
Esperó unos segundos y le llegó la respuesta.
-Hola Kesha.
Una solicitud de videocam tras haber enviado el mensaje. Aceptó y se fijó en el rostro de su mejor amiga. Aquella loca y moderna japonesa. Llevaba un gorrito con visera en color amarillo encima de su pelo negro. Sonreía, como siempre, y en sus manos llevaba una revista amorosa, que a Kesha siempre les resultaba odiosas. Enseñó sus uñas a su amiga.
-¡Me he hecho la manicura!-Exclamó.
Kesha rió al ver las perfectas uñas largas pintadas con manicura francesa.
-Muy bonitas.
-Arigato.-Respondió la japonesa con una leve inclinación de cabeza.
Kesha volvió a sonreír, pero borró rápidamente su sonrisa.
-Mis padres aún no han llegado.
-¿No?-Su amiga frunció el cejo.
-No Yuri, no.-Negó.
-No me llames Yuri.-Pidió la japonesa abriendo mucho los ojos.-Por favor.
-Lo siento.-La pelirroja volvió a sonreír.
-Bueno, y ¿por qué?
-Pues la verdad es que no lo sé, no me han llamado ni n...-Se quedó callada, porque escuchó el sonido de la puerta principal abrirse.-¡Ya están ahí!
Kesha suspiró aliviada y sonrió enormemente.
-Te dejo ya Yuriko. Nos vemos mañana.
La morena se despidió con la mano.
-Adiós nena. Hasta mañana.
Kesha quitó rápidamente la cam y apagó el ordenador. Corrió hacia el cuarto de su hermana, la cual aún seguía hablando por teléfono. La rubia tapó el auricular y miró a su hermana.
-Ya están aquí.-Gritó la pelirroja, asomándose por el umbral de la puerta.
Candy sonrió.
-Caroline te dejo. Mis padres ya han llegado.-Colgó, se metió su móvil en el bolsillo y ambas hermanas bajaron las escaleras.
Se quedaron paradas al ver solo a Richard. Pero no era eso lo extraño, si no que, además tenía una escayola en el brazo y un par de magulladuras en el rostro y en las manos.
-Papá...¿estás bien?-Pregutó Kesha con cierto nerviosismo.
Richard sonrió amargamente y extendió su brazo bueno.
Ambas chicas corrieron hacia su padre y los tres se fundieron en un enorme abrazo.
Ambas se sentaron en el sofá, mientras él se quedó en el sillón.
-¿Y mamá?-Preguntó Candy, con una mueca de tristeza.
-Se ha ido, para siempre.-Contestó Richard con lágrimas en los ojos.
-Eso es mentira.-Negó Candy comenzando a llorar.
Kesha se quedó en su sitio, mientras las lágrimas recorrían por sus mejillas. Cerró los ojos y, con el puño de su camiseta de pijama, se quitó las lágrimas producidas por el dolor de aquella noticia.
-¡No!-Gritó Candy mientras seguía llorando. Se puso de pie de un salto y se acercó a Richard.-Tú has sido, es por tu culpa. Tú estás bien, y ella ha muerto. ¡Es tu culpa!-Volvió a gritar.
La rubia salió corriendo de la habitación, se escuchó sus pasos por la escalera y cuando entró en su cuarto, pues sonó el portazo de la puerta de su dormitorio.
Richard comenzó a llorar en silencio, dolido por las palabras de su hija.
Kesha miró a su padre, dolorida por todo aquello. Se acercó a él y le acarició la mejilla.
-Quería mucho a mamá.-Sollozó.
-Y yo.-Richard abrazó a su hija con efusión.
-No quería que se fuese...

Kesha se apoyó en el hombro de su padre y cerró los ojos. El móvil de Richard sonó y él lo cogió, eran familiares que ya le daban el pésame. Alzó sus ojos azules y, rápidamente los bajó, mientras, tembloroso contestaba y daba las gracias por las condolencias.
Kesha se alejó de allí. Se abrazó a sí misma y comenzó a llorar en silencio. Entró en su cuarto. De la furia, tiró un peluche que había en la cama.
Se tumbó en ella y ahogó un llanto entre las sábanas.
-Mamá...-Susurró entre sollozos.
-------------------------------------------------------------------------------------------------
Además, les dejo un mini-adelanto del capítulo siguiente (con frases de fragmentos esparcidos XD):

Harry y Zayn le dieron el visto bueno al momento y tras unos minutos Liam y Niall también entraron en razón.
                                                                ~~~~~~~

-Si tu madre y yo estamos juntos, es solo por ti. No por amor.-Se quedó callado unos segundos, tal era el silencio que se esuchó cómo la chica tragaba saliva.-Y ahora haz lo que te digo, porque si no, la próxima vez le contaré la verdad.
                                                            ~~~~~~~~

-Lo siento. Pero yo no puedo admitir que te quiero como algo más. Tal vez algún día lo llegue a sentir, pero por ahora no me gustas tú. Hay otra chica.
                                                            ~~~~~~~

"Te esperamos en la sala secreta. A.L"
                                                         
-----------------------------------------------------------------------------
Eso es todo! Besitoos :)

7 comentarios:

  1. Dios mío, ha sido un relato muy triste D: Pobre Kesha... Aunque la que peor se lo tomó fue Candy... Pero ¿por qué le echa la culpa a su padre? ¿Qué es lo que ha pasado? ¿Un accidente de coche o algo...?
    Los adelantos me han dejado muy intrigada :Q___ Sobretodo el de "hay otra chica."
    ¡Besos, guapa! Sigue escribiendo así ^.^ Voy corriendo a leer y comentar el nuevo cap.

    ResponderEliminar
  2. AKDKEJFJFKCISKSKSKWJSIXKCLVOSLALALWLROTGOFOOSDL!!!!!
    Con lo de Kesha casi lloro, me ha dado pena :( bastante pena mejor dicho.
    Pero las frases estas?!?!?! POR QUÉ NOS HACES ESTO? Tengo más intriga que antes!
    Muakis mala xD

    ResponderEliminar
  3. ¡¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAMISTAD!! (suena mal, pero es que no sé tu nombre XD). ¡QUE HAS CONVERTIDO MI HABITACIÓN EN UN MAR DE LÁGRIMAS!
    Qué relato más triste... Aún no lo supero :C. ¿Por qué Candy dice eso? ¡No es su culpa, para nada! Y Kesha... Me da mucha pena. Son muy jóvenes para perder a una madre...
    Casi me matas con los adelantos del siguiente capítulo. ¡AÚN NO ADIVINO QUIÉN PODRÍA HABER DICHO EL SIGUIENTE FRAGMENTO! ¿Es del padrastro de Perrie? Dios... Muero de intriga :o
    Y creo que me hago una idea del tercero... ¿Louis diciéndole eso a Jade para no quedar mal? Sé que la ama pero puede habérselo dicho porque va a tener un hijo de otra madre y no quiere estropearlo... Aunque creo que es un falso embarazo.
    ¿A.L? ¿¿¿¿A.L????
    ¿QUIÉN DEMONIOS ES A.L?
    Repito: me mataaaaaaaaaaaaaaaas. ¡SUBE PRONTO Y BESOS!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En vez de "siguiente" quería decir "segundo".

      Eliminar
  4. Guau!
    El relato ha sido muy bonito, no me esperaba que fuera a ser de cuando la madre de Kesha fallecio, que pena y mas de la manera en la que fue. Y pobre Candy, eso debe de doler demasiado, pobrecita... =(
    ¿Y que son esos adelantos?
    Madre mia! Me has dejado con la intriga.
    ¿En que llegaron a tener razon casi todos?
    ¿Quienes son los que van a ser mas que amigos? ¿quienes? Me has dejado con la intriga!
    ¿Y de que sala secreta habla? ¿Donde esta? ¿Y quien es AL?
    Sube prontito, y por si acaso...
    ¡Feliz Navidad y Prospero años nuevo! <33
    Besitosss

    ResponderEliminar
  5. Pobre Kesha! (bueno, y Candy). Cuando han abierto la puerta y han visto solo al padre y les ha dicho eso, me ha dado mucha pena. Pero Candy... ¿por qué le echa la culpa a Richard? Pobre :(
    ¿¿¿POR QUE HAS PUESTO LAA FRASEEES??? El capitulo siguiente ya esta publicado y todavía no lo he leído pero aun asi MALAAAA xD
    Ahora voy a leer el siguiente cap :)
    Muchos besoos :)

    ResponderEliminar
  6. Pobre Kesha! (bueno, y Candy). Cuando han abierto la puerta y han visto solo al padre y les ha dicho eso, me ha dado mucha pena. Pero Candy... ¿por qué le echa la culpa a Richard? Pobre :(
    ¿¿¿POR QUE HAS PUESTO LAA FRASEEES??? El capitulo siguiente ya esta publicado y todavía no lo he leído pero aun asi MALAAAA xD
    Ahora voy a leer el siguiente cap :)
    Muchos besoos :)

    ResponderEliminar

Holaa! Gracias por leer esta novela, sin vosotros no sería nada.
Si vas a dejar tu comentario ¡HAZLO! Eso sí, no insultes ni al blog ni a la escritora ni a ninguno de los otros lectores.
Puedes poner críticas, gracias a ellas mi blog mejora.
Así ¿a qué esperas para escribirlo? GRACIAS DE ANTEMANO!